Pages

24 de noviembre de 2015

La Milagros Rodriguez de siempre

 Milagros Rodriguez, la de siempre..

Si hay algo que gustaba a los que laborábamos en la Compañía Dominicana de Aviación,(CDA), esa eran las fiestas  que se celebraban en la empresa  por diversos motivos o circunstancias. Esas oportunidades se aprovechaban para estrechar los lazos de fraternidad,  entre los funcionarios y los  empleados de los diferentes departamentos  que conformaban la estructura administrativa y operacional que hacían de la  CDA una empresa de aviación en la que existían todas y cada una de las dependencias que se integran en  una verdadera línea aérea.  

Por lo general, las fiestas de la CDA  eran organizadas por el departamento de recursos humanos, dependencia que tenía a su cargo la elección del sitio donde se celebraría el evento, además de elegir las comidas incluidas en el banquete, así como las bebidas que se degustaban en la ocasión. Lo de la música, tremendo. Por lo general Dirección Comercial  contrataba la mejor  orquesta de la temporada, al fin y el cabo eso se podía manejar por intercambio, mientras las damas aprovechaban la oportunidad lucir sus mejores galas en un ambiente de hermandad. Había que ver a Doña “Isolina” bailando con la cadencia con  que lo hacía.

Durante esos  eventos festivos no era raro ver que aquellos quienes nos parecían personas tranquilas,  se “votaban” bailando al ritmo de "lo que sea", sobre todo,  cuando sonaban los merengues durante la temporada  navideña,  en especial la “salsa pa tú lechon”  del “Caballo”. En la empresa se celebraban los aniversarios de CDA, el día del trabajo, el otorgamiento de la bonificación y otras fechas especiales.  Lo del club de Dominicana de Aviación en Boca Chica era especial. Allí los encuentros eran programados o casuales, pero siempre con una  buena  y entusiasta participación de la gente.  Muchos de los encuentros  se “daban” entre tripulantes de mando, sobrecargos y azafatas  mecánicos, choferes, despachadores, agentes de tráfico los ramperos, personal de comisariato, carga, equipaje quienes pasábamos muy buenos momentos, sin que nadie pretendiera ser más que el otro.  

Milagros Rodríguez, una distinguida y exquisita azafata de la desaparecida CDA, ha tenido la agradable iniciativa de invitarnos a todos a celebrar un encuentro con el objetivo de remembrar esos tiempos que caracterizaron a la CDA, así como estimular  los que puedan venir en el futuro. El encuentro tendrá lugar el próximo sábado 28 de noviembre en un sitio céntrico de Santo Domingo  a partir de las 5:00 p.m. Yo estaré  allí, disfrutando de la ocasión y  recordando los  tanto buenos momentos ocurridos cuando nosotros los dominicanos  y las dominicanas dominábamos el espacio aéreos, con la belleza inigualable de nuestra enseña tricolor que adornaban nuestros aviones. Ah… pero sobre todo, en esos encuentros en los que  confirmaremos que las cabinas de la CDA, más que un espacio donde brindaba seguridad y servicio al  pasajero, era un permanente desfile de belleza de nuestras inigualables azafatas. Un abrazo a la Milagro Rodriguez de siempre, quien después de ser una profesional  de primera abordo de los aviones de CDA, se mantiene activa mostrando el  estilo y la belleza que siempre le han caracterizado.
      

1 comentario:

Magalys Camacho dijo...

Que linda historias tu cuentas Mullix!!!! Alla nos vemos y nos daremos nuestro abrazo...