Pages

20 de mayo de 2018

¿Qué pudo haber pasado con el vuelo 0972 de Cubana de Aviación?

Escena del accidente del B-737-200 rentado  por Cubana de Aviación. En apariencia se trata de  los restos del motor No.1 de aeronave. El motor aparenta haberse desprendido de la  aeronave cuando impactó las lineas de alta tensión, segundos antes de impactar el terreno. FOTO cortesía de EFE.


El accidente. Alrededor  del mediodía de anteayer, 18 de mayo del 2018, la aeronave tipo  B-737-200, matrícula mexicana XA-UHZ, se estrelló matando a 108 de los 110 ocupantes del vuelo, mientras dos pasajero que sobrevivieron, reciben cuidados médicos en un hospital de La Habana. El avión iniciaba el vuelo CUB-0972 de Cubana de Aviación que originaba  en el Aeropuerto Internacional José Martí de la Habana, Cuba,  y cuyo  destino al Aeropuerto Internacional Frank País, de  Holguín ubicado en la  Región Oriental de la isla de Cuba.  De acuerdo  a las informaciones de las autoridades de aviación civil de Cuba, el avión matrícula mexicana,   había sido contratado por Cubana de Aviación,  bajo la modalidad " wet lease" (avión con tripulación incluida), para cubrir vuelos en las rutas habituales de Cubana de Aviación,  por razones que desconocemos. Posiblemente falta de equipos operacionales disponibles en la línea de vuelo de la empresa propiedad del gobierno de Cuba.  El aparato era propiedad de la empresa mexicana Global Air, que tiene su  base operacional en Guadalajara, México.



 Imagen de la televisión cortesía de CUBATV, muestran una columna de humo proveniente del avión siniestrado. 

Los hechos. Poco antes del evento, terminado el abordaje de pasajeros,  la aeronave inició  su rodaje a la pista 06 del Aeropuerto Internacional. José Martí, lo que hizo  con toda normalidad. Una vez en la cabecera de la pista,  la tripulación  obtuvo la autorización correspondiente para iniciar la carrera o maniobra  de despegue. Sin embargo, de acuerdo a personas que observaban a maniobra, inmediatamente  el aparato inició  a "rotar" (elevar el tren de nariz, dió  indicios de  anomalías en  el proceso. De acuerdo a comentarios de personas que  observaban, el aparato parecía mantener un ángulo bastante pronunciado nariz arriba,  y una vez en el aire, no se elevaba como ocurre normalmente,  lo que logró  a duras pena, manteniendo una muy baja altura de donde nunca se recuperó.  Poco segundos después, ocurrió el primer evento grave, cuando el avión  impactó  líneas eléctricas de la tendida alta tensión cercanas al aeropuerto, lo que sello la surte del vuelo, el avión ya estaba volaba fuera de control, estrellándose contra el terreno.  

De acuerdo a  los primeros despacho de  EFE y la televición cubana,  el impacto se produjo en un punto  entre Rancho Boyeros y el poblado Santiago de las Vegas, (ver mapa posición estimada),   produciendo una fuerte explosión y emitiendo una densa columna de humo negro que se elevaba al cielo, haciéndose visible a distancia. Sin embargo, los organismos de seguridad y rescate del aeropuerto y zonas aledañas llegaron rápidamente a la escena del accidente, logrando rescatar tres sobrevientas de los escombros del aparato uno de cuales murió en  un centro de asistencia de la capital Cubana.   

¿Qué podo haberle ocurrido el vuelo CUB 0972 de Cubana de Aviación?.  Sin dudas, esta es la pregunta más socorrida en el ambiente de la aviación en estos precisos momentos. Sin embargo, la repuesta a esta interrogante tendrá solución al corto plazo con el informe preliminar del evento, en base a los datos aportados por los registradores de datos de vuelos del avión  y las comunicaciones de la tripulación con los servicios de transito aéreo. De acuerdo a lo publicado, lo referidos registradores ya han localizados por los investigadores de accidentes de aviación de Cuba. Las  conversaciones entre los pilotos del vuelo  y los controladores aéreos  de la torre de control del Aeropuerto José Martí, si es que pudieron comunicar el problema, pondrán en claro lo que ocurrió en los segundos entre el tortuoso despegue hasta el impacto del avión con el terreno.      

¿Se apagó uno  o los dos motores del aparato?,  esta pudiera ser una de las preguntas a resolver. Sin embargo la respuesta es fácil; este   avión, como todos los bimotores, están  diseñados para despegar y  volar con solo uno de sus motores a máxima carga, por lo que habría que descartar esta posibilidad, en el caso de los dos motores la cosa es diferentes, hay poco que hacer. ¿Datos erróneos de peso y balance?, es decir,  problemas de carga y centrado. Bueno creo que el despachador de vuelo  que realizó el trabajo debe estar respondiendo muchas interrogantes a esta hora. Cuando se instruye  a cargar  un avión,  mediante una hoja o formulario  de carga, se debe inspeccionar cuidadosamente,  si  lo que está en el papel se cumplió o resultó como se instruyó, u ocurrió  lo contrario,  o se sobrecargo el aparato.





Debo decir que existe un procedimiento muy socorrido en los casos de renta de aviones. Cuando una empresa renta un avión a corto términos, por asuntos legales y de entrenamiento del personal,  en muchos casos la tripulación de vuelo, capitán o copiloto, se encargan de ordenar forma de distribución del  cargue de equipaje y carga aérea en los diferentes compartimientos en la "barriga del avión" y ademas, completan y  realizan los pesos y balances, dejando la copia de documento en la estación que se trate. Sin embargo, muchas veces se olvidan de confirmar que la distribución en la barriga del avión  fue la ordenada. 

¿Fallaron los controles de vuelos? Esto es más complicado, pero menos frecuente.  Se trata de alguna falla en las superficies de control o en los cables que transmiten los comando o "inputs" de los pilotos  para mantener el aparato bajo control dirección y de altitud.  

¿El avión era muy viejo? En realidad si lo era, es de la primera generación de los B-737, un B-737-200 ADV, cuanto en estos momentos la generación de este tipo de aeronave es la cuarte que son los Max, B-737-900 hacia arriba. El aparato tenía manufactura del 1979, rondando los 40, (cuarenta años).  Sin embargo, de acuerdo a las informaciones de aviación civil, proveniente del Estado de Matricula de la aeronave,  México, el aparato cumplía con todos requisitos para operar con normalidad. De acuerdo a la misma fuente, la última inspección se le realizó  hace poco tiempo, inspección que el avión superó sin mayores inconvenientes. Sin embargo, esta versión del popular  avión de Boeing Comercial Airplanes, no opera en Estados Unidos por razones medioambientales y otros factores, pero si vemos que todavía es utilizado en varios paises de Latinoamerica. En realidad, el mercado internacional de renta de aeronaves  está repleto de aviones  modernos de ultima generación. A pesar de que la hora de vuelo pudiera ser algo más costosa que  la de  las empresas que rentan aviones con largos  tiempo en la linea de vuelo, vela pena negociar para operar aviones meno viejos, lo que a la corta mostrara sus ventajas.  

¿Se habían denunciado problemas en relación a los programas de mantenimientos  de los aviones de la linea aérea  mexicana?. Parece que si. De acuerdo a EFE, un ex tripulante de mando de Global Air había denunciado que había volado aviones de la empresa con problemas técnicos, incluyendo el avión siniestrado. Por lo general, estas denuncias son difíciles de resolver y  casi siempre  se reconocen con una ocurrencia de este u otro tipo, siempre con la perdida vidas, de reputaciones y otras afectaciones importantes que incluyen cambios drásticos en el ámbito de la administración y en la operación, como pudiera ocurrir en Globa Air, si es el caso.    



Se trata de un accidente ocurrido a la empresa Global Air mientras aterrizaba  en un aeropuerto mexicano  hace algunos años, cuando no se desplegó el tren de nariz.

¿A quien le toca investigar el accidente?. De acuerdo a mis limitados conocimientos en la materia, existen tres instituciones fundamentales que deben involucrarse en la investigación del accidente de esta aeronave. En primer término, la Junta de investigación de accidente de aviación de la República de Cuba, la autoridad de investigación del Estado de Matricula de la aeronave, que es México y por último,  el fabricante, que es Boeing Comercial Airplanes. 
  
Finalmente, pronto tendremos las repuestas a todas estas interrogantes  en el informe preliminar sobre lo factores que contribuyeron a este terrible accidente, percance que incluyó un alto coste en términos  de vidas humanas. Sin embargo, en estos momentos, todas las personas e instituciones que tuvieron  que ver con la operación, deben estar bastante  preocupadas  por los que pudieran ser las causas que contribuyeron al evento y sus posible niveles de responsabilidad. En mi caso particular, como técnico que  le trabajé  ese noble tipo  de avión,  cuando Air Florida lo operaba entre Miami y República  Dominicana, entiendo que  un error de la tripulación o un mal cargue del aparato,  pudieran  haber sido  los  causales  del terrible accidente. Paz eterna a los fallecidos. 

En todo caso, mi pregunta final es la siguiente; Tiene usted alguna opinión al respeto de los causales de este accidente?. Muy buenas tardes.

6 de mayo de 2018

Solo reiterar mi reconocimiento a Tripulantes Vuelos Especiales


La foto, cortesía del AVIADOR, muestra en el centro de la foto  a Alfredo Hernández y en el extremo derecha, su hijo junto a funcionarios de FAA de la sede de Oklahoma EE.UU.


Aquí tenemos a Alfredo Hernández Paz, Alfredito. En esta ocasión gira una visita a uno de los sitios emblemáticos, cuando se habla del sistema de aviación civil de Estados Unidos de Norteamérica y a nivel  mundial, Oklahoma, sitio donde se localizan importantes oficinas de Federal Aviation Administrations, FAA, por sus siglas en ingles.

Ahí lo tenemos haciendo su trabajo,  impulsando lo que le corresponde hacer en favor de desarrollo de la industria de aviación civil de República  Dominicana,  actividad que  debe y tiene que resurgir con fortaleza, para que podamos sentirnos orgullosos de tener el sistema de aviación comercial que nos merecemos  como una nación con enormes potenciales para desarrollar una industria  de aviación  civil  robusta y competitiva,  con posibilidades brindar fuentes de trabajo estables a nuestros pilotos y técnicos en las diferentes ramas de la aviación civil de nuestro país, como los que forma Tripulantes Para Vuelos Especiales.  

No sé a  qué rumbo enfilará Alfredo Hernández, luego su visita a Oklahoma. Sin embargo, de lo que estoy seguro es que continuará  su lucha en pro del desarrollo de sistema de  aviación civil y comercial de la República  Dominicana, sin  importar las circunstancias.




4 de mayo de 2018

Capitán Santiago Echavarria; el aviador y el héroe.

Un Super Constellation L-1049 operado por la  aerolínea de carga Aerochago, propiedad del Capitán Santiago Echavarria.  Operó  hasta el 1993, cuando la  Categoría 3 la hizo sucumbir, igual que ocurrió con otras  lineas aéreas Dominicana.

A propósito de la linea aérea de carga Aerochago, ya desaparecida, después de haber sito una  las lineas aéreas de carga de más renombre en el país , hace buen tiempo,  la Señora Lizbeth López Ospino hija de Bienvenido López Belen, quien voló bastantes horas de vuelo con el Capitán Changuito Echavarría, hizo un importante  comentario en una de mis publicaciones en relación a las circunstancias que salvaron la vida de su padre. De acuredo a la dama,  Lopez Belen estaba programado para ser el copiloto del último vuelo de Chaguito Echavarria. Sin embargo, por  pura casualidad, por  destino o por coincidencia,  su pasaporte estaba vencido, por lo que   no pudo volar el día del fatídico vuelo, lo que salvó  su vida. Sin embargo, a lo mejor pudo haber salvado el vuelo, nunca se sabe.  El día 10 de septiembre del año 1990  pasará a la historia de la aviación dominicana como el día en que país perdió uno de sus grandes aviadores de siempre. Efectivamente, durante las primeras horas de la tarde de aquel día,  los medios de información pública difundían la triste noticia del accidente aéreo que le costó la vida al  capitán Pedro Santiago Rodríguez Echavarría, “Chaguito” y de  su copiloto Ángel Amador.

Ambos aviadores completaban el vuelo de regreso que originó en el Aeropuerto Internacional Luis Moños Marín, San Juan Puerto Rico y cuyo  destino era el Aeropuerto Internacional Las Américas, Santo Domingo República Dominicana, aeropuerto que era la base operacional de Aerochago. La aeronave siniestrada era un Convair CV-240-23, matrícula dominicana  HI-376-CT  operada por la aerolínea de Chaguito.

Desde el preciso momento en que la aeronave la aeronave fue reportada como desaparecida,  Guarda Costa de Puerto Rico  inició una intensa labor de búsqueda en la zona, utilizando unidades aéreas y marítimas, a la que sumaron aeronaves dominicanas, incluyendo a Caribair del siempre colaborador Rosado. La búsqueda  cubrió una extensa aérea del Canal de La Mona, sobre todo en la zona Oeste de Borinquén,  última posición reportada por la tripulación del vuelo con el Centro de Control  de  San Juan.


Una de las ultimas fotos tomadas al Convair 240 HI-376-CT, antes del fatal accidente que cobro la vida del Capitán Santiago Echavarria y  Ángel Amador  en el Canal de la Mona  


Sin embargo, ya la tripulación de una aeronave que evolucionaba en la zona del accidente había  informado  haber escuchado una llamada de auxilio en la frecuencia de emergencia 121.5 mhz. Según informaron,  lograron ver una aeronave que se precipitaba al mar, después de perder partes de los planos de control del área de cola del avión, presumiéndose  que se trababa del HI-376-CT.  No había dudas, se trataba del Convair de Aerochago.

Después de un prolongado  período  de búsqueda,  la aeronave se dio por desaparecida definitivamente, con la particularidad de que no aparecieron elementos o partes del Convair, ni los restos de la tripulación, quienes aún descansan en el fondo del canal de la Mona para siempre. Pedro Santiago  Rodríguez Echavarría “Chaguito” y su copiloto  habían desaparecido,  siendo el destino del avión no otro, sino ser presa de las corrientes marinas que cruzan por canal dirección Norte Sur y luego hacia el Oeste, paralela a la costa Sur de la isla.


Sitio aproximado donde se avistó por ultima vez, el CV240 de Aerochago, mientras se precipitaba a las aguas del Canal de La Mona, al Oeste de Borinquen.  

De acuerdo a relatos confiables originados en el área de carga del Aeropuerto Las Américas, desde hacía  algún tiempo la aeronave siniestrada venia  presentando algunos problemas con sus controles de vuelo, razón por lo que algunos tripulantes, entre ellos el experimentado capitán Ismael Carbuccia  “ Un  Zorro el Aire”, no confiaban  en las condiciones técnicas del avión,  por lo que evadían realizar vuelo en la  referida aeronave, como ocurrió  precisamente ese día cuando el experimentado Capitán  Carbuccia no hizo el vuelo, debido a que, de acuerdo a esas mismas informaciones, el aparato no estaba en condiciones técnicas para realizar la operación . Sin embargo, la tarea fue asumida por “Chaguito” , quien convocó al copiloto Angel  Amador para realizar la operación que finalmente les costó la vida a ambos.  

Aunque de ninguna manera es intención de este relato profundizar  en  la vida y circunstancias de “Chaguito”,  como es sabido por el pueblo dominicano,  Santiago Echavarría acompañó a su hermano, General  Pedro Ramón Rodríguez Echavarría  en los días difíciles de la definición política de la República Dominicana, durante el mes de noviembre del 1961, específicamente durante la expulsión de los remanentes del gobierno de Trujillo del país, cuando la Aviación Militar Dominicana, comandada desde la Base Aérea de Santiago, envió aviones a  bombardear  a San Isidro y la Fortaleza de Valverde Mao como clara  advertencia para que los Trujillo  abandonaran el país.

En mi caso particular, conocí perfectamente  a  "Chaguito" Echavarría, lo que ocurrió,  precisamente en área de  la rampa de carga del AILA, cuando me tocó realizar uno de mis primeros vuelos, como “extra crew” a San Juan Puerto Rico. Para entonces transcurría  el año 1978 y Dirección General de Aeronáutica (Civil DGAC) me había designado como “Inspector de Rutas” de la institución reguladora. Como inspector, quería comprobar “cómo funcionaba el asunto de la Visa Norteamericana  D-1 para  tripulantes”.


El HI-208 de la aerolínea ARGO S.A. una de las primeras linea aérea de carga de R.D., en la que también comandó el Capitán Santiago R. Echavarria, aeronave en la que me tocó  volar,  precisamente con el Capitán  Echavarría, en vuelo a San Juan, P. Rico. 

Pero además, quería sentir como volaba el avión que tanta veces autoricé   a despegar. Ese día  Chaguito era Capitán del HI-208,  un antiguo Curtis Wright CW46 de la aerolínea ARGO S.A. Aborde el  aparato muy calmado, pero  a la vez asombrado del ver el interior de la cabina del CW-46, y sus " jierros". Rodamos con las ventanas abiertas, bajo el ruido de  los motores y de mil cosas más. Poco después, el capitán y su copiloto Augusto Castellanos, se quitaron  las camisas quedando en camisilla, y luego empujaron los dos aceleradores.  Los motores estremecieron el CW46 y poco después despegábamos de la pista 17, para volar "una eternidad para llegar al Aeropuerto de Isla Verde, San Juan Puerto Rico. Ya estando  en final próximo a aterrizar en San Juan, alguien ingresó  a la pista  10 de Isla Verde, por lo que  Chaguito debió virar el lento avión rumbo Norte, para regresar de nuevo para aterrizar sin  novedad.  Solo que cuando el tren salió, el ruido fue tal que pensé que el tren se  había desprendido "con to". 

Todos los que  conocimos  a Santiago Echavarría en vida, vimos en  él a un hombre de trabajo como el que más. Además conocimos su compromiso con el país, cuando había que tener el valor que hoy se hace tan escaso en el ámbito de R. Dominicana.  Changuito, había levantado  su Compañía  Aérea de carga Aerochago, convirtiéndola en una de las empresas aéreas de carga de más renombre en el ámbito de República Dominicana. Desafortunadamente, su legado  como trabajador incansable en favor del transporte aéreo,  cambió drásticamente a partir del año 1993, como consecuencia de la aplicación de la Categoría 3, cuando Pedro Santiago Rodríguez Echavarría ya estaba ausente de la linea de vuelo.