Pages

21 de febrero de 2018

Los invernazos de CDA en el Kennedy de NYC



El Jumbo de Dominicana de Aviación, tal y como llegó durante una madrugada de los primeros días de junio del 1985, comandado por el capitán Jennautre, de nacionalidad  francesa y Meximito como Jefe de Cabina del vuelo.  


Si había una labor dura  en el ambiente operacional de la Compañía Dominicana de Aviación, CDA, en su mejor tiempo,  esa era realizar el trabajo en medio de condiciones ambientales extremas,  durante los invernazos de Nueva York,  en los meses de diciembre enero y febrero, cuando bregar con los embarques, cargue y descargue, gaseo, deshielo, trabajos de mantenimiento en línea, realizar el “walk around” por parte de las tripulaciones  y  operar el "push back", a los taxiway  entre otras labores, no era un asunto sencillo, sobre todo cuando se presentaban condiciones de fuertes  vientos  en la superficie de la rampa,  factor que empeoraba  la situación debajo de las aeronaves.

Sin embargo, a pesar de las circunstancias, los vuelos de CDA se desarrollaran con toda normalidad, no importando que en ocasiones se juntaran  hasta cuatro aviones  de CDA la rampa del IAB del Kennedy  como se muestra en la foto. La toma muestra una operación simultánea de tres aeronaves de CDA, que operaban tres vuelos, durante la temporada alta del 1985. Los vuelo son los siguientes;  el  vuelo DOA-902 operado por la aeronave matrícula  HI-472, el Jumbo, ese día comandado por el Capitán Jorge Percival, y Ricardo Bodden y Claudio Méndez  el DOA-2902,  operado por la aeronave matrícula   HI-242,  comandado por  Demond Blanchette y el DOA-904 HI-212, comandado por el Capitán Matos, en un día en que las condiciones de nieve y viento, a pesar de no ser tan severa, resultaban importantes. La toma  muestra las puertas 27 y 29, del West Wing del antiguo Airport International Building, donde están estacionados dos de los  B-727 de CDA.  



Parte de la flota de CDA en la rampa del ala Oeste de AIB del Kennedy en el invierno del 1985

En la foto que aparece además el jumbo, siendo servido en una posición remota, “Hardstand 66", fuera de los “puentes” de los gates del ala Oeste de la terminal del Internacional Airport Bilding, lo que hacía la labor de desembarque y abordaje un complicado trabajo, debido a que había que emplear varios de los famosos “plane mate” del aeropuerto para el desembarque y abordaje de los 840  pasajeros de llegada y salida,  todos bien ataviados de bastante equipaje de mano como era  normal en nosotros los dominicanos.  

Esa era la  Dominicana de Aviación  en sus mejores tiempos, una prolongación del país  en el mundo, con sus defectos,  pero con sus virtudes. Como sabemos,  la empresa era administrada y operada por dominicanos, los que hicieron su trabajo. Desafortunadamente, lo de siempre, mientras los trabajadores hicieron su parte, la corrupción y la política por la otra,  llevaron la empresa a una debacle de la que no pudo recuperase hasta el día de hoy.  Sin embargo, fue una experiencia que debió servirnos de algo, pero vemos con asombro que "se sigue la cosa" con nuevas experiencias negativas que nos dejan exhausto,  al percatarnos que hoy siguen ocurriendo  eventos pocos favorable que afectan  la aviación comercial de R. D. siendo estos  más traumáticos aún,  que el proceso  del cierre de CDA hace casi dos décadas.

Sin embargo de la CDA de entonces nos quedan las  buenas experiencias que vivimos y el recuerdos como  esta foto de aquel invierno y el impacto de la labor de personas como Miguelina Miguel QEPD, Carlitos de León, Laurita,  Manuel de Regla Perez  Negrón,  Miriam la Supervisora, Doña  Miriam Toribio, Mario Montero, Liberato, Diana Avena,  Erasmo Roble, Pimentel,  Gisela López, José  Valerio, Santiago Faña, Pascasio Toribio y otros que aunque incluiremos luego.    


20 de febrero de 2018

Fabio Báez; un profesional a toda prueba

Fabio Baez, Mantenimiento de Linea de PAWA Dominicana

Posiblemente Fabio Báez, Encargado de Mantenimiento en Línea de PAWA Dominicana, jamás imaginó que el destino le tenía reservada la responsabilidad de asumir dos roles de máxima importancia, en un momento crítico, en el que la empresa para la que ha laborado ha  caído en una difícil situación, dando la impresión de que Fabio, es la única persona de la empresa en  asumir  la responsabilidad de dar la cara,  cuando su máxima gerencia se marchó del país, colocándose fuera del alcance de cualquier cuestionamiento de sus clientes o de la prensa.

Mientras tanto,  los indicios parecen indicar que el problema que la afecta a PAWA se ha convertido en un proceso que parece haber cerrado la línea aérea,  por mucho más de los  tres meses ordenado  por la Junta de Aviación Civil de La República  Dominicana, JAC y que sus ejecutivos son los menos interesados en resolver nada.
Durante el problema he visto a un Fabio Báez defendiendo,  de manera responsable su labor profesional, como Encargado de Mantenimiento de línea de PAWA, cuando  realizaba sus reportes los que enviaba a la Gerencia de Mantenimiento de PAWA,   defendiendo, además, el derecho de  más de 400 empleados de PAWA, a recibir sus prestaciones laborales, a los que aparente se darán pocas repuestas.  PAWA Dominicana tenía un Gerente de Mantenimiento y un Jefe de Piloto en su organigrama, y aunque no eran dominicanos,  sino venezolanos, ahí estaban. Pero parece que pocos han ido a entrevistarlos o hacerles algunas  preguntas o simplemente no los encontraron. 
Parte de la flota de PAWA Dominicana en condiciones inoperativa 
Debió ser el Gerente  de Mantenimiento de PAWA, no Fabio Báez,  la instancia  más indicada para explicar; Cuál era el stock de piezas de los aviones y ¿Por qué la empresa sacó, consecutivamente, 6 (seis)  de sus 7 (siete) aviones que llegó a tener PAWA en la línea de vuelo, aeronaves  a los que se comenzó  retirando  piezas, para usarlas en otros aviones, lo que aunque no es prohibido,  es un mal síntoma. ¿Cuál era el proceso de control de calidad de PAWA?,  ¿Cuál es el programa de mantenimiento de conservación a ser aplicando a los aviones parqueados en el AILA?, si no es que ya se han designado chatarra.
Ojala Dios ilumine y de sosiego  a Fabio, para que pueda defender a quienes  tendrán a muy pocos que  los defiendan, en un proceso de una línea aérea que surgió en un gran ruidoso, pero  que pocos  se percataron cuando la misma  linea aérea se esfumaba,  hasta que  se redujo a un solo y único avión, situación que dio al traste con sus vuelos, dejando  una estela que cuestiona, nueva vez, nuestro desempeño  aeronáutico.  
Fabio Báez es un experimentado profesional de la aviación civil, un dominicano capacitado para ejercer cualquier posición relevante en el área de mantenimiento de cualquier empresa, a nivel global.  

18 de febrero de 2018

Una triste información; Fallece Nixon Valerio

Nixon Valerio 

Las redes sociales se han hecho eco de la  información del fallecimiento de Nixon Valerio. De acuerdo a Milagros Rodriguez, quien fue su compañera de trabajo por bastante tiempo, el fallecimiento ocurrió, hoy 18 de febrero del 2018. En relación al triste acontecimiento, en primer término expresar mis condolencias y solidaridad con su familia, sus amigos, compañeros de trabajo y todos aquellos quienes recibieron y brindaron un  trato amable y cordial a  Nixon, como todos quienes tuvimos la dicha de conocerlo y tratarlo. 

Conocí  a Nixon Valerio en el ambiente de las interminables faenas de los programas de la línea  de vuelos de La Compañía Dominicana de Aviación, CDA, cuando escribía su nombre cientos de veces en las declaraciones generales de los vuelos de la empresa, que despegaban rumbo a muchos destinos,  en los tiempos  en que  el país contaba con líneas aéreas  dominicanas,  dirigidas y operadas por dominicanos, quienes aunque con sus defectos, lograron más en favor de una aviación nacional robusta que aquellos que  nos han estado  vendido quimeras aeronáuticas, las  que a la corta, han reducido el tamaño de la  aviación comercial a dimensiones microscópicas, dejando el personal técnico de aviación dominicano en tierra por largo tiempo.  


Nixon Valerio en una de sus actividades favoritas después del vuelo, que era  navegar en barcos, cuando acompañaba a El Viejo, el Capitán Jorge Percival a navegar las costas nacionales.  

Cuando me enteré de este evento luctuoso, no hace tanto rato, solo me pasó por la cabeza, la inagotable sonrisa de Nixon y la congoja que en estos momentos deben estar pasando las personas con quienes Nixon pasó  toda una vida,  como son sus familiares directos y mi entrañable amigo y inseparable de Nixon; José Fernández.

Permanecemos pendientes para acompañar a sus familiares y amigos a sus honras fúnebres.

Paz a sus restos mortales, y  reverencias a su memoria