Pages

26 de enero de 2021

Ingeniero de vuelo Severo Sterling: Un último y largo vuelo

 

Ing. de vuelo Severo Stirling

Hacen pocos días, nos enteramos el fallecimiento del Ingeniero de vuelo Severo Stirling. Conocí a este hombre en los espacios aeronáuticos del Aeropuerto Internacional de Las Américas Dr. José Francisco Peña Gómez de Santo Domingo R.D., espacios donde llegó para superarse, contando solo  con su firme  decisión de crecer y una inmensa carga de deseos de superación,  para convertirse  en un tripulante de vuelo de las cabinas de mando de la aviación comercial de República Dominicana, cuando estas aspiraciones tenían la posibilidad de concretarse, con  firmeza, justo  aquí en el nuestro espacio aéreo. Lo que logró por su propio esfuerzo y el apoyo de gentes buenas.

Para Severo Sterling superarse fue una obligación, pero más que ello, un desafío que le presentó la vida, siendo para él, más que una obligación, una meta que Dios y su coraje le ayudaron  a alcanzar, como una  profesión que él siempre había soñado.  El éxito es la meta de todos, pero solo se toca, cuando el hombre se esfuerza y  logra en base al trabajo, la honradez y otros muchos atributos, propios de los buenos corazones y sanos  espíritus.

Creo identificar en el Ingeniero de vuelo Severo Sterling, como un hombre de trabajo. Muchos conocimos como Stering   inició su  proceso de superación personal, para lograr su meta en el ámbito de una actividad profesional altamente técnica, como la aviación. En la actividad, Sterling llagó a lograr convertirse en ingeniero de vuelo en las cabinas de  mando de aeronave del tipo McDonald Douglas DC-6, aeronaves  de la que fue tripulante en la Compañía Dominicana de Aviación y otras empresas de transporte aéreo  comercial.

Para lograr su  anhelada meta, igual  que otros  jóvenes talentosos, Sterling se inició  en la empresa  realizando  las labores  en áreas diferentes a las realizadas en las cabinas de los aviones del tipo DC6, demostrando  sus habilidades, disposición y propósitos de sacrificarse en principio para el logro de su propósito. Esta iniciativa le condujeron, tiempo despues  a operar los surtido paneles  de indicadores, palancas,  aceleradores  que llenaban los paneles de las cabinas de los poderosos  cuatrimotores de estos otrora McDonald Douglas DC-6.

A veces, en el ámbito de mi funciones de despachador de vuelos,  subía a entregar la documentación técnicas a las tripulaciones  de   vuelos que operaban  estos *caballos* aéreos que los realizaban vuelos  de carga aérea  como el  DOA- 402/03,  con 30,000 libras de carga diversas, principalmente vegetales en la ruta  a Miami Florida, así como los vuelos DOA 501/02, con 28,000 libras de vegetales y otros productos,  que se operaban  a San Juan, Puerto Rico, con tripulantes de la talla del Capitán Odalis Cruz Ventura y el Norteamericano capitán Mcbrides,  con  quienes  el Ing. Sterling e estableció  una hermandad que prevaleció por largo tiempo, hasta el final. Lo mismo ocurrió con el  Capitán Humberto Ramírez el "Colega", quien vino desde Chile  a ejercer  el oficio de capitán al país y se hizo tan dominicano como el que más, distinguido por su profesionalidad y su  caballerosidad.

 Sterling se adentró  tanto en el avión, que su inquietudes por perfeccionar su oficio  le  llegó a perfeccionarse  en el manejo de la situación del DC-6 B. En  una ocasión me advirtió y demostró  un problema de "cargue" del avión, por un error de *cargue* del personal de rampa de carga del DC6,  al observar la   posición angular  de la "tijera" del tren de nariz del avión,   *tijera* que cuando la carga de está  desbalanceada, con exceso de carga/peso en la parte trasera del avión, los amortiguadores del tren delantero, se alargan  de manera importante, debido al desbalance de la carga, factor que  puede  conducir a una problema.

Posiblemente, poco lo saben, pero Severo Sterling también manifestó inquietudes en el orden social, por lo que  incursionó en el  ámbito de la actividad sindical honesta, tratando de organizar la fuerza laborar en el ámbito de  los mecánicos de aviación del país. Con ello buscaba  lograr mejores condiciones de vida para su sector profesional. Sin embargo, factores  e intereses  conocidos, dentro de lo laboral, así como la considerable merma de la actividad aeronáutica del país, durante los pasados años, mucho antes de la pandemia, frustraron los ingentes esfuerzos del Ingeniero Sterling Severo y de otros , quienes debieron  abandonar del país o dedicarse a otra cosa. Tiempo después, Sterling Regresó  al país para comprobar que la situación del transporte aéreo comercial de Rep. Dominicana seguía una tendencia que apuntaba al descrecimiento y a su virtual desaparición.

Al recibir la noticia del sentido fallecimiento y  último vuelo del Ing. Severo Sterling, con esta nota, rindo mi respeto a su memoria y nuestra condolencia a sus familiares, colegas y amigos. Sterling fue símbolo de aquellos hombres quienes mediante el trabajo, se superan, venciéndolo todo, para lograr llegar a la meta. Pido a Dios que lo acoja en su Reino y le lleve a su Divina presencia. Paz a sus restos.


10 de enero de 2021

El Capitán Eddy Francisco Tineo y el Copiloto José M. Sánchez Pérez; un vuelo calmado

 


En la toma el veterano Capitán Eddy Francisco Tineo A. ajusta los parámetros de los motores del avión y el copiloto José M. Sánchez Pérez observa, calmado, mientras el aparato de desplaza a 470 nudos, on/top, sobre una capa nubosa en la proximidad de la posición Champ, al Sur Este del Aeropuerto JFK de New York. USA.

Este fue uno de los tantos vuelos extra operados por la Compañía Dominicana de Aviación, desde el Aeropuerto Internacional Las Américas Dr. JFPG al Aeropuerto Internacional John F. Kennedy, retornando a Santo Domingo, durante la temporada de fin de año 1982. Específicamente, se trató del vuelo DOA-2902. El vuelo, operado por el avión HI-212 despegó de Las Américas, aproximadamente, a las 5;30 p.m.  con 112, pasajeros a bordo y 12,500 libras de carga variada.

Esa toma la capturé, aproximadamente, a unas 300 millas al Sur de Nueva York, cuando volábamos, on/top, sobre una zona de mal tiempo al sur de la posición Champ, mientras el Capitán Eddy Francisco Almonte ajustaba los parámetros de los tres motores Pratt& Whitney y el Copiloto José María Sánchez Pérez,  monitoreaba atento la frecuencia de Aproximación New York, para saber cómo iba evolucionando el tráfico aéreo en el área de aproximación del JFK. En ese momento, Juan Castellanos, se comunicaba con operaciones de para coordinar la puerta de estacionamiento y  los servicios en tierra.  

Eran las horas pico de la tarde/noche, horas en las que la densidad el tráfico aéreo entraba en fase congestión en el Kennedy.  A pesar de ello, en mi caso, permanecía tranquilo, conocía el tema. Sabía que teníamos una tripulación de mando integrada por   dos profesionales capaces y experimentados, con hojas de servicio apropiadas y muchas horas de vuelos   impecable, dos profesionales de sangre fría y mente rápida, pero sobre todo, serenos. En tierra en NYC, a las 01:00 UTC, 9:00 p.m.,  rodamos al GATE 33 del West W. del JFK, donde desembarcamos.  Ordenado el servicio de combustible y limpieza del avión, cruzamos migración y aduanas, para regresar al avión e iniciar los preparativos para el regreso a Santo Domingo, Poco tiempo después, se estaba en proceso del *push back*, rodamos y despegamos rumbo Sur Este para luego enganchar la ruta a Santo Domingo.  

Eran otros tiempos y otras circunstancias. Teníamos un sistema de aviación operacionalmente activo y que respaldaba, efectivamente el turismo y las exportaciones de bienes de producción nacional a diferentes destinos.  Pero también temíamos a profesionales como el Capitán Eddy Francisco Tineo Almonte, Jorge Percival P., José María Sánchez Pérez, Héctor Brito González, Justo Redames Núñez y otros  tantos profesionales y técnicos que brindaron muchas horas de vuelos, impulsando la economía de R.D.    

 

  


9 de enero de 2021

Boeing inicia con 2.5 US$ billones por accidentes del B737MAX

 

El Boeing 737-800 MAX

Un amplio artículo publicado en un medio estadounidense, el pasado 21 de enero por el reconocido  periodista Andrew Curran, refiere de manera directa,  la "mala conducta intencional" de dos empleados de Boeing Comercial Airplanes, así como a un  mal comportamiento profesional por parte de ellos, según él,  lo que de acuerdo a la referida información, costará  a Boeing 2.5 billones de dólares.

De acuerdo a la misma fuente, este costo es parte de un acuerdo entre el fabricante de aviones Boeing Airplanes y el departamento de Justicia de los Estados Unidos, DOJ, por sus siglas en inglés,  para cubrir  la solución de los cargos criminales por los efectos de los   lamentables accidentes ocurridos al B-737 MAX, con la pérdida de 346 vidas humanas en dos continentes, en  periodo de dos años y una devastadora pérdida de la confianza de  público en el B737MAX.   

De acuerdo a Boeing, dos ex-empleados de Boeing, en apariencia,  no informaron, intencionalmente, repito, intencionalmente  al Grupo de Evaluación de Aeronaves de la Agencia Federal de Aviación Civil de EEU, FAA por sus siglas en inglés, sobre los cambios introducidos en el (Sistema de Aumento de Características de Maniobra (MCAS), por sus siglas en inglés o complicado  nombre técnico del sistema; fue una decisión desafortunada.

 Como resultado de esta falla, el Grupo de Evaluación  de FAA de Aeronaves, según dijeron,  no tenía toda la información sobre el rango operativo ampliado del MCAS (existente, cuando tomó sus determinaciones de entrenamiento para el MAX. Ese proceso llevó  a Boeing  a ser acusada de un cargo de conspiración para defraudar a los Estados Unidos.

"Creemos firmemente que firmar esta resolución es lo correcto para nosotros, un paso que reconoce apropiadamente cómo no cumplimos con nuestros valores y expectativas". Así dijo la gerencia del constructor Boeing  Comercial Airplanes. Los sistemas de aviación resultan ser muy sensibles a los errores y a las violaciones. Sin embargo, en cualquier caso, un error pudiera se admisible, pero no las violaciones.

Hace algunos días, junto a un grupo de controladores aéreos  y técnicos, me vi inmerso en la tarea de hacer un breve análisis, incluyendo  hipótesis en relación a las circunstancias  que  terminaron esos dos fatídicos accidentes y otros incidentes relacionados con el B-737 MAX, hablamos hasta de ocultamiento de información. Por ahora se tienen a dos técnicos de Boeing como responsables en relación a los procesos frente a FAA y los fatídicos eventos. 

Sin embargo, la pregunta importante es las siguientes. Son estos dos técnicos los únicos responsables  de las circunstancias que terminaron en   estos fatídicos desenlace?   Creo que no.  Modificar  la posición de los motores a una cota más alta, además de  un mecanismo, prácticamente autónomo y poco socializado entre las tripulaciones, sello los causales fatídicos eventos. Es un error institucional. De acuerdo a lo que he visto, la fallas en los controles de vuelos, son de los eventos más temido en una cabina de vuelo.

En el sistema de aviación han ocurrido, ocurren y  ocurrirán  las  llamadas fallas, errores  y desviaciones operacionales, los que podrán  convertirse en incidentes y accidentes. Sin embargo, incurrir  en  violaciones y  que estas lleguen a causar incidentes  y accidentes, estos es, simplemente,  imperdonable.