Pages

18 de mayo de 2017

Alfredo Hernández Paz; trabajo, coraje y una inagotable perseverancia

Alfredo Hernández Paz, Presidente y Director del “Centro de formación aeronáutica Tripulantes para Viajes Especiales”. Al fondo, una aeronave A-300B operada por CDA, una de las tantas  aeronaves en la que laboró Alfredo Hernández.
  
En general, muchos de los que  hemos estado integrado al  ambiente aeronáutico de la República  Dominicana, conocemos o hemos oído mencionar el apellido "Hernández", apellido que se destaca  entre los apellidos de profesionales que se han  destacado en este particular quehacer. A pesar de los años, el  referido apellido  se mantiene activo en la aviación dominicana y,  posiblemente, en  la aviación internacional. Pero  entre los que llevan ese apellido existe  un profesional que se ha dedicado por entero a la fascinante actividad aeronautica, y desde hace ya buen tiempo, ha desarrollado de un proyecto concebido para la formación de personal técnico aeronáutico, específicamente en la preparación  de auxiliares de vuelos. Ese profesional e instructor muy bien  acreditado, es Alfredo Hernández Paz, “Alfredito” y su proyecto es el Centro de formación aeronáutica Tripulantes para Viajes Especiales”. Con su proyecto “Alfredito” ha mostrado que en aviación, como en cualquier otra actividad, el trabajo continuo  y la perseverancia son  la clave para el logro del éxito.


Proceso de instrucción a bordo del Centro de formación aeronáutica Tripulantes para Viajes Especiales. Bueno, como pueden ver, Alfredo Hernandez transfiere sus conocimientos y experiencia a sus estudiantes.

Como es sabido, la  función fundamental de los auxiliares de vuelo  a bordo de las aeronaves,  es la de  reguardar la seguridad del vuelo, siendo su  misión  específica,  velar por la seguridad de los pasajeros a través del cumpliendo con las  normas establecidas en los manuales, lo que se logra a través de una apropiada instrucción teórica y práctica. Esa es, precisamente la especialidad de Alfredito Hernández y la institución que preside. 

Igual que  muchos, conocí a Alfredito, cuanto ingresó a la línea de  vuelo de la Compañía Dominicana de Aviación, CDA como un dispuesto auxiliar de cabina, durante  los inicios de la década de los ochentas, cuando aún era bastante joven por cierto. Para entonces alfredito comenzó a desempeñarse  en los aviones del tipo B-727-100 y 200 de CDA. Sin embargo, luego se integró a otros equipos operados por la empresa, incluyendo el B-707, A-300B, B-747-100, y otros equipo,  como el B-737-400, el B-757 y el DC-10-30 cuando se rentaban en la modalidad “dry lease” y  las tripulaciones  dominicanas volaban en ellos,  a veces  supervisando y en otras ocasiones brindando  el servicio abordo. Sin embargo, tengo entendido que  Alfredito ha volado ofreciendoservicios, en la generalidad de las aeronaves matriculadas en República Dominicana. 

Cuando Alfredito  Hernández dio inicio a su proyecto de instrucción aeronautica, el que  denominó “Centro de formación aeronáutica Tripulantes para Viajes Especiales”, muchos pensamos y nos hicimos bastantes preguntas sobre la proyección de la industria de la aviación nacional, industria  que  aún estaba bajo los efectos colaterales  de la aplicación de la llamada categoría 3, luego Categoría 2*(categoría 2 asterisco), situación  que tanto dolor de cabeza ha dado a la economía aeronautica y comercial del país y  en especial a los profesionales de la aviación.  Sin embargo, ahí estaban los cursos de Tripulantes para Vuelos Especiales, mientras comenzaban a asomar algunos proyectos de líneas aéreas,  varios de ellos  fallidos, lo que ahondaba la incredulidad en relación al futuro de una industria del transporte aéreo, verdaderamente  nacional.  Sin embargo, a pesar de todo, parece que el resurgimiento de la aviación nacional era posible, como  lo  demuestra en la actualidad, aunque con retos a superar, el  proyecto PAWA Dominicana.

Alfredo Hernandez comparte con el Señor Simeón Garcia, Presidente de PAWA Dominicana, empresa a la que Alfredito ha brindado su especial colaboración y respaldo, desde que inició sus operaciones comerciales en  República Dominicana.   

Con la marcha inexorable del tiempo y haciendo acopio del recurso de la  perseverancia, ahí tenemos Alfredo Hernández  con su  Centro de Formación de Tripulantes para Velos Especiales,  como una institución  reconocida  por la autoridad aeronáutica de la República  Dominicana, siendo el único centro en su clase con  la certificación correspondiente del Instituto Dominicano de Aviación Civil, IDAC y con muy buenas relaciones internacionales, tanto de los Estados Unidos, como de Panamá, entre otras naciones del área. El Centro de Formación de Tripulantes para Velos Especiales está  listo  para aportar los profesionales  en su  especialidad que la industria del transporte aéreo nacional requiera, no hay duda de ello.

AlfredoHernández Paz también ha sido una persona con inquietudes  y que trabajó buscando el desarrollo de la industria del transporte aéreo de República Dominicana, desde siempre. En la foto aparecemos entre otros, de derecha a izquierta, alfredo Hernandez Paz, Eduardo Brito, un servidor "yo"  y E. Rodriguez, todos directivos del sindicato de CDA. Se trata de un acto celebrado en la desaparecida Casa Club de la CDA de Boca Chica, con motivo de la  entrega de "tres sueldos de bonificación"  a la empleomania de CDA. Para entonces, el Doctor Balaguer era el Presidente de la República,  El Director de la Corporación de Empresas Estatales, CORDE, era el Ing. Caonabo Javier Castillo, quien suscribe dirigía el sindicato de CDA, junto a quienes me acompañan.

Por lo que he visto, no tengo dudas tampoco sobre las posibilidades de desarrollo de  una industria del transporte aéreo, verdaderamente dominicana, solo  que se requiere de más dominicanos con el coraje de Alfredito Hernández, quien ha sido capaz de embarcarse en un proyecto especializado en  la formación profesionales, en una de las ramas que inciden en la operación de la industria, logrando el éxito. Ahora toca a los proyectos de desarrollo de las líneas aéreas existentes y otros que puedan surgir, bajo  la modalidad más conveniente para su integración y crecimiento de la industria local, incluyendo alianza estratégicas con grandes empresa o en otras modalidades, pero con el claro objetivo de integrar profesionales del patio,  como los formados por el “Centro de formación aeronáutica Tripulantes para Viajes Especiales”.

Por el momento y de acuerdo a las estadísticas del 2016,  República  Dominicana ostenta el potencial de un mercado en proceso de crecimiento sostenido que alcanzó más de 13,000,000 millones de pasajeros, lo que resulta ser la principal variable para la viabilidad económica de cualquier proyecto de transporte aéreo. Ahora bien, eso no se lo podemos dejar solo  a nuestro amigo Alfredo Hernández Paz, para ello necesitamos otros dominicanos de coraje, decisión  y buena voluntad, dispuestos poner sus hombros y a realizar las inversiones. 



Aeronave de Pawa Dominicana en maniobra de despegue, proyecto al que Alfredo Hernandez  ha brindado su especial y oportuno respaldo.

En lo que a mi respeta, he tenido  el privilegio de haber trabajado con Alfredito, tanto  en tierra como  en vuelo. En ambos ambientes de trabajo, tuve la oportunidad de comprobar su capacidad, lo que ha demostrado  a través de sus proyectos a futuro,  como lo es el “Centro de formación aeronáutica Tripulantes para Viajes Especiales”, centro  que en la actualidad forma los profesionales  que en un futuro no lejano,  brindarán el  servicio a bordo de las aeronaves dominicanas y de otras nacionalidades, aeronaves que dominaran  un mercado que anhela recibir  los servicios de aerolíneas y tripulantes dominicanos, los que está formando Alfredito.

No hay comentarios: