Pages

17 de noviembre de 2016

Un avión, una historia, el HI-472 el " jumbo" de Dominicana.

 El HI-472 el " jumbo" de Dominicana en el Aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York.
 Foto: Airlines.net.

Es posible que  muchos de ustedes hayan  disfrutado de la majestuosidad del Jumbo de la Compañía Dominicana de aviación, CDA. Quizás algunos lo hicieron volando en su amplias cabinas de pasajeros o  en  asuntos de trabajo,  como tripulantes. Pero otros, simplemente pudieron verlo aterrizar o elevarse con la tranquilidad aparente con que lo hacía. Sin dudas, el avión B-747 de CDA fue el punto más alto alcanzado por la Compañia Dominicana de Aviación en su historia operacional de mas de medio siglo, demostrando   que los dominicanos si podemos operar una empresa de aviación, no importando el tamaño de sus aviones.

Viajando  detrás de la  historia de este  avión, el primer vuelo de la aeronave fue su vuelo de prueba en fábrica,  realizado el 04 de septiembre del 1970 en Seattle, del Estado de Washington. La construcción del aparato había sido ordenada, originalmente la empresa norteamericana American Airlines, para operar en las rutas del Atlántico Norte hacia y desde Europa. El avión fue recibido por American Airlines el 18 de septiembre 1970 con la matricula N-9665. A partir de entonces American Airlines operó el jumbo durante 14 largos años, hasta el 03 de mayo del 1984. Luego, a mediado del 1985 del avión fue  adquirido por Dominicana de Aviación, mediante una negociación, cuya ingeniería fue el producto de creatividad de la alta gerencia administrativa y comercial de la empresa de esa época, cuando el Ingeniero Hugo Bueno Pascal era el Administrador General de la Empresa, y en lo que conozco realizo un trabajo extraordinario. El B-747-123 aterrizó por primera vez en el Aeropuerto Las Américas de Santo Domingo, durante una  madrugada de  mediado de junio del  año 1985, aún con la matricula Norteamericana. Esa madrugada, el   comandado del avión eran un caballeroso Capitán de origen francés de nombre   A. Janeuttre.

Inmediatamente, esa misma mañana el Jumbo  iniciaba sus operaciones con CDA , iniciando y completando el vuelo DOA-902, despegando desde el Aeropuerto Internacional Las Américas de Santo Domingo, hacia el Aeropuerto John F. Kennedy de la ciudad de  Nueva York con 418 pasajeros y 60,000 libras de carga. La tripulación de mando de  ese primer vuelo a Nueva York  era de nacionalidad  argentina y el  comandante  lo fue  el Capitán Sergio  Chayep, quien en la actualidad vive en Buenos Aires, Argentina. El avión despegó. A partir de ese día los vuelos a Nueva York se sucedieron a carga completa.  La noche del  28 junio del 1985 a las 10:00 p.m., el Jumbo despegaba rumbo a Milan, Italia con una escala intermedia en Madrid, iniciando un programa de vuelos chárter programados, producto de la genialidad comercial de José Jourdain Director  Comercial y de Ravis Días respresentante de Dominicana de Aviación en Italia. Esa noche el comandante del vuelo era el Sergio Chayep, con copiloto e ingeniero de vuelo argentino, pero la tripulación de cabina, 18 en total eran dominicanos. Quien suscribe era el Despachador de Vuelo a bordo. 


El Jumbo de Dominicana de Aviación cuando operaba las rutas del Pacifico para United Airlines Foto: cortesia de Airteamimages

El B-747 estuvo operando para la Compañía Dominicana de Aviación,  CDA,  por un período relativamente corto. Todo debido a las circunstancias políticas que matizaron el termino del periodo de gobierno del Dr. Jorge Blanco, así como otras circunstancias del momento político que se vivió en esos meses. Debido  a ello,  el aparato quedó varado en tierra en Nueva York por problema de mantenimiento mecánico en una de sus turbinas a finales del año 1986. Bajo esas circunstancias, a unos meses del cambio de gobierno, la nueva administración, despues de no hablar muy bien del aparato,  procedió a vender  el avión  a un precio no muy bueno para CDA a mediado el año 1987. Para entonces, el JUMBO  se encontraba parqueado en los hangares de mantenimiento de Pan American World Airways del Aeropuerto J.F. Kennedy. 

Luego de una serie de transacciones “comerciales” con el aparato, el Jumbo de CDA fue adquirido  por la línea aérea United Airlines, empresa  que procedió a cambiar la la matricula del aparato  a N-155UA, asignándolo a las rutas del Pacífico donde se mantuvo operando  hasta el año 1997, cuando esta famosa empresa Norteamericana lo retiró de la línea de vuelo. Esto significa que United operó el avión por diez largos años  más, después que la CDA lo cedió en venta  "a precio de cachimbo de barro" como se dice en el  argot popular. El avión operó por última vez el 23 de junio del 1997, como el vuelo United Airlines UAL-818 en la ruta Seúl, Corea, Osaca Japón, San Francisco de California, USA.

En términos económicos, el avión fue muy productivo, para  Dominicana de Aviación,  . Solo en el renglón carga aérea, el aparato "sacaba" un promedio de 60,000 libras diarias en la ruta Santo Domingo Nueva York. Esto quiere decir que en 365 días el aparato pudo haber transportado 21, 900,000 (veintiún millones novecientos mil) libras de vegetales frescos y carga general  entre los mercados de New York y Santo Domingo. En el caso de Europa, la carga de  piñas y melones eran fijas en los vuelos semanales, promediando 50,000 libras por (52) vuelos en un año son 2,600,000 (dos millones seiscientas mil) libras, Que le parece. Esto significa que en solo un año el Jumbo de CDA transportó un total de 24,500,000 libras de carga, solo de salida desde la República Dominicana. En término del mercado de pasajeros ni hablar, ya le daré la cifras un día de estos.

Cuando se habla del jumbo de Dominicana de Aviación siempre me  retumban en el oído   nombres como el del Eddy Francisco Tineo, Jorge Percival P., Héctor Brito, Redhames Núñez, Ricardo  Bodden, José María Sánchez Pérez, Juan Castellanos, Luis Despradel, Claudio Méndez Gabot,  Fernando Asencio Luna, José  Joudain, Alberto Sharp, El Senor Báez de carga, Ana Quezada, Maximito Torres, José Fernández, Minerva Parra, Sonia Cuesta,  Marcia Lebrón  y otros tantos que lo dieron todo a bordo del Jumbo de la CDA. Pero estos anegados tripulantes son parte de la gentes que realmente, siempre han amado la aviación nacional .

1 comentario:

TheHec dijo...

Permanece en mi memoria por ser la aeronave que más le gustaba a papi. Excelente artículo una vez más Sr. Mullix.
Hector B. (tito)