Pages

27 de octubre de 2016

Lo que se debe y no se debe hacer cuando ocurre un accidente aéreo.

El experimentado investigador de accidente de aviación de la CIAA de la JAC, Miguel Isacio Diaz, acompañado de oficiales de la Fuerza Aérea de la República Dominicana (FARD),  examina partes recuperadas  de la aeronave accidentada en las inmediaciones de Puerto Plata el pasado 17 de octubre, ultimo accidente ocurrido en el territorio de Rep. Dominicana.  


Definido de manera simple, un accidente de aviación es todo suceso que ocurre en una aeronave durante  el períodos  comprendido entre el momento que una persona aborda el avión con el propósito de realizar un vuelo y el momento en  que la última persona desembarca y que durante  ese  período, alguien sufra heridas o traumas graves o mortales por estar a bordo de la aeronave, o que alguien  sea afectado por alguna de las partes que se desprenda del avión  o que sea afectado por exposición al chorro de gases de los motores o bien, la aeronave sufra daños de consideración. También se considera como un accidente de aviación a un evento en el cual la aeronave desaparece o resulta imposible llegar al sitio donde ocurrió el percance.  
Desde los orígenes de la aviación los accidentes e incidentes aéreos han sido una realidad omnipresente en la actividad. De acuerdo a la historia de la aviación, el primer accidente de aviación del que se tenga registro ocurrió el 17 de septiembre del 1908, cuando uno de los aviones construidos por los Hermanos Wright, pilotado por Orville Wright cayó a tierra, mientras éste realizaba un vuelo de demostración acompañado del teniente del Thomas Selfridge, quien perdió la vida en el evento, convirtiéndose en la primera víctima mortal de un accidente aéreo.
Según los datos ofrecidos por Flight Safety Foundation, desde el 1948 hasta el 2014, es decir durante un periodo  de 66 años de actividad,  República Dominicana registró  38 accidentes aéreos. En relación al total de fatalidades incluidas en el reporte de Flight Safety Foundation, entiendo que la cantidad total de fatalidades ocurridas en el período es mayor al presentado, debido a que el reporte no se incluye las fatalidades de vuelo Birgen Air 301 de febrero del 1996 y las fatalidades de otros accidentes acontecidos a partir del 2014, hasta la fecha. A pesar de lo importante del trabajo de Flight Safety Foundation, en algunos casos las informaciones no llegan hasta esa prestigiosa organización internacional.
De acuerdo a los mismos registros, el primer accidente aéreo importante acontecido en el territorio de República Dominicana fue el acontecido en las inmediaciones de Yamasá, el día 11 de enero del 1948. La aeronave era un DC-3 matrícula   HI-6, operado por la Compañía Dominicana de aviación (CDA). El evento arrojó un saldo de 32 fatalidades. Sin embargo, el último accidente registrado ocurrido en el territorio nacional ha sido el ocurrido a la aeronave matricula N-724ST, tipo Lake-250 evento ocurrido en las inmediaciones de Puerto Plata el pasado 17 de octubre del 2016, hace apenas unos días.
A pesar  de numero  la matricula  en la cola del avión , parece que se trata de un DC-3 accidentado de CDA. Sin embargo, es un datos que estoy tratando de confirmar. 
Por el número de víctimas los tres accidentes mayores ocurrido en la historia de la aviación de República Dominicana son los siguiente; 1.- Birgen Air 301, aeronave tipo B-757-225, lugar Puerto Plata, fecha 06 de febrero del 1996, fatalidades 189, 2.- Dominicana 603, aeronave tipo DC-9, lugar Boca Chica, fecha 15 de febrero de 1970,  fatalidades 102, 3.- Cubana de Aviación 201, aeronave tipo IL-18, lugar Puerto Plata, fecha 15 de noviembre del 1992 , fatalidades 34. 
Cuando ocurre un accidente de aviación en un aeropuerto o sus inmediaciones, el aeropuerto activará su plan de emergencia aprobado para este tipo de evento. Este plan deberá ser elaborado conforme al Doc. 9137 de la OACI, Planificación de Emergencia en los Aeropuertos. El plan debe incluir todas las medidas coordinadas que tienen asumirse para cuando acontece uno de estos eventos, priorizando las tareas conforme a los hechos. Del mismo modo, las aerolíneas elaboraran sus planes de emergencia con total apegado a las regulaciones, plan que pondrán en acción tan pronto se presente un accidente o un incidente grave de aviación en una de sus aeronaves.
Siempre que ocurra un accidente o un incidente de aviación se iniciará una investigación del mismo conforme al Anexo al 13 de la Organización de Aviación Civil Internacional OACI, cuya finalidad fundamental es evitar que ocurra otro accidente de aviación ocasionado por las mismas causas. En caso de República Dominicana la investigación de estos eventos la realiza la Comision de Investigación de Accidente de Aviación Civil (CIAAC) organismo dependiente de la Junta de Aviación Civil, JAC y que dirige el eficiente investigador Coronel Enmanuel Soufront y su equipo de investigadores. Sin embargo, en ocasiones la investigación de un accidentes de aviación requiere de la colaboración de investigadores de otras naciones, como pueden ser el Estado de Matricula, país donde está registrada la aeronave, del Estado constructor, país donde se construyó la aeronave o el Estado explotador país bajo cuya matrícula opera el avión.  
Cuando ocurre un accidente, la primera acción a implementarse en la escena del percance debiera ser una rápida evaluación de los riesgos existentes en el área donde se produjo el evento, teniendo presente que en los sitios donde ocurre un accidente de aviación existen peligros potenciales como pueden ser posibles explosiones, la exposición a incendios, así como presencia de materiales peligrosos. Como es lógico, en el Plan de Emergencia estarán incluidas todas las dependencias aeroportuarias, aeronáuticas y de seguridad, así como las organizaciones incluidas en el plan de asistencia mutua incluidas el Plan de Emergencia del aeropuerto en cuestión.
Las primeras informaciones “de calidad” en relación a un accidente de aviación suelen provenir de los controladores aéreos que estaban en comunicación con los pilotos de la aeronave en el momento del accidente. Por lo general son los controladores quienes suelen recibir las primeras informaciones sobre “una situación de emergencia en progreso a bordo de una aeronave”. Otro elementos cruciales son los registradores de vuelo o “cajas negras”, que en realidad son de “color naranja” para su fácil localización. Sin embargo, en ocasiones, los testigos presenciales de un accidente de aviación pueden aportar importantes datos favorables para la investigación, debido a ello es importante tener en cuenta a estas personas.  
Una vez evaluados los riesgos, se abordará la urgente tarea de salvar vidas, así como extinguir y prevenir incendios. Otra de las tareas importantes es la protección el área donde ocurrió el evento, procurando que la escena del accidente permanezca tal y como quedó en el momento del accidente. El objetico de esta medida es evitar que la escena del accidente sea “afectada” o “contaminada” por factores que varíen la realidad de los hechos lo que dificultaría la tarea de los investigadores.
Uno de los problemas que suelen presentarse cuando ocurre un accidente de aviación es la sustracción de manera consciente o inconsciente, de alguna parte de la aeronave accidentada o la reubicación de algún “pedazo” o parte de avión, situación que varía la configuración de la escena del accidente.  La situación suele complicarse cuando el perímetro de la escena del accidente no puede determinarse con propiedad. Esto ocurre cuando los accidentes se presentan en sitios desconocidos. Como ejemplo de estas realidades referimos el caso de la aeronave matricula N-724ST, tipo Lake-250, Seawolf que desapareció en el área de Puerto Plata, R. Dominicana el días 17 de octubre  y el evento ocurrido al vuelo MH370 de Malasia Airlines, escena de accidente que aún no ha sido determinada después de más de dos años de su misteriosa desaparición.

En el caso de las aerolíneas o de los operadores aéreos, en primer término estos deben activar su “plan de emergencia” cuyo objetivo es activar los procedimientos para brindar una repuesta efectiva y rápida ante la situación de emergencia, incluyendo las acciones y las funciones específicas inmediatas, teniendo como objetivo primario básico salvar vidas.

Finalmente, uno de los aspectos más importantes en el caso de los accidentes de aviación es el manejo de la información a la prensa y al público lo que se constituye como un aspecto  crucial en el proceso.  El buen o el mal manejo de las informaciones relativas a un accidente o incidente grave de de aviación puede ayudar o bien, puede perjudicar la situación del evento, introduciendo elementos indeseables, lo que puede llevar al público a formarse  ideas erróneas sobre el evento.  Lo procedente es la elaboración de una nota de prensa conjunta en la que participe la linea aérea en cuestión, el Comité de Emergencia, incluyendo a todas las autoridades, de forma que la situación de emergencia sea comunicada a los medios de información pública de la manera más adecuada posible.

No hay comentarios: