Pages

30 de agosto de 2016

David; el terrible huracán que nos engañó hace 37 años


Esta es la extraordinaria  producción de Claudio Chea en que recoge la realidad del paso del Huracán David por República Dominicana

Eran los días previos a la llagada de Huracán David en el mes de agosto del 1979. Para entonces el ala Este de la tercera planta del edificio de la terminal del Aeropuerto Internacional de Las Américas era un lugar donde se desarrollaba una intensa actividad. En esos días gentes como Don Roberto Acevedo Burgos, Haroldo Sención y controladores como Juan Julián Duran, entre otros, trabajaban afanosamente para implementar por primera vez el Servicio de Control de Tránsito aéreo en la FIR de Santo Domingo, bajo la plataforma de nuevos equipos técnicos y el establecimiento de la  primera "sectorización" del espacio aéreo de la República  Dominicana. Mientras tanto el terrible Huracan  David se aproximaba al área del  Caribe y consecuentemente, al área de pronostico del país.

Posiblemente, algunos de quienes laborábamos en el FIR de Santo Domingo para entonces, recordemos  que los pilotos que volaban entre Norteamérica y Sudamérica, utilizando las rutas aéreas que cruzaban sobre Puerto Rico, tenían que  desviar  sus vuelos hacia Oeste, hacia  el espacio aéreo de República Dominicana, para evitar las formaciones de nubes y turbulencia entre moderada y severa  que comenzaba a afectar la zona. Esos pilotos cuando  podían  observar o “detectar”  parte del fenómenos con  sus “sistemas doppler”, nos informaban con mensajes como que "nunca habían visto huracán igual al Huracán David" y lo describían como “un verdadero monstruo”. Muchos de ellos  completaban sus “Reportes de Pilotos” (PIREPS) de  área donde volaban  los que ayudaba bastante a otros pilotos que operaban vuelos en esas zonas del espacio aéreo superior.

Durante el día 31 desde bien temprano, la Oficina Central de Meteorología estaba bastante activa, mientras la  radio y la televisión del gobierno transmitían los informes meteorológicos que todo el pueblo seguía con mucha atención. Para entonce la gente lo compraba todo, tratando de prepararse para lo peor. Muy “temprano en la tarde”, el 31 agosto, las brizas y las lloviznas repentinas comenzaron como el presagio de lo que se avecinaba. Pocas horas después los vientos arreciaron en Santo Domingo y los techos techos de zinc comenzaron a volar, mientras caían los árboles y las aguas se desencadenaban, parecía que el fenómeno estaba más cerca de Santo Domingo que lo presagiado en los pronósticos.

Rápidamente ya era de noche  y la Capital era una ciudad fantasma sumida en la oscuridad, donde no existían los servicios públicos habituales como la electricidad, transporte público y otros. Mientras tanto, la emisora del gobierno iniciaba a transmitir mensajes en la voz del locutor Don J. A. Bruno Pimentel, quien se consagró como la voz más escuchada por los días que sucedieron el Huracán David y de repente ya la gente como que no estaba muy a gusto con los mensajes de Don Bruno.

Nótase el viraje pronunciado del Huracán David justo cuando se entraba al Sur de República Dominicana

Durante la noche del 31 de agosto del 1979, los vientos azotaran con furia, pero temprano en la mañana todo estaba claro, el Huracán David  había engañado a todo el mundo, David había virado al Noroeste antes que lo previsto. Durante las horas que precedieron fenómeno, realmente hubo dudas sobre donde golpearía el Huracán David. Mientras los pronósticos de meteorología aseguraban que el centro del fenómeno pasaría al sur de Santo Domingo, prediciendo que el fenómeno golpearía por el área de Barahona y Enriquillo, pero las cosas fueron diferentes.

En realidad muy pocos acertaron que el fenómeno golpearía donde golpeó  tierra firme, sitio que fue  justo por un punto entre San Cristóbal y Bani, siendo estas las áreas donde el fenómeno arrojó un mayor saldo de víctimas mortales y daños a la infraestructura, estimándose el numero de muerto en más de 2,500 (dos mil quinientos muertos), mientras otros hablan de un número mucho mayor, pero en realidad la cifra de victimas jamás se ha precisado. Pero como si fuera poco, pocos días después nos azotaba la Tormenta Federico, con lluvias torrenciales que agravaron la situación del país, limitando la capacidad para desarrollar los planes de emergencia implementados por el gobierno de Don Antonio Guzmán Fernandez

Para que observe lo acontecido, ponga a correr este film de Claudio Chea, que da una idea exacta de las situaciones y los estragos causado por David hacen ya 37 años.

No hay comentarios: